Sabemos el carácter del perro.

Sabemos su estatura y tamaño definitivo.

Ya han madurado y asimilan con más rapidez todo lo que se les enseña en el proceso de
su nueva educación.

La adaptación de los perros adultos adoptados, es muy rápida y fácil.

Evitamos los destrozos lógicos de adoptar a un cachorro que necesita juguetear.

Un perro adulto  se adapta rápidamente a hacer sus necesidades fuera del hogar.

El perro se adapta rápidamente a su nueva vida y adquiere en poco tiempo las costumbres de su nuevo hogar, así como las normas de disciplina básicas.

La capacidad de agradecimiento y cariño de su nuevo compañero es enorme y su educación mucho más fácil que la de un cachorro.

Un perro adulto “se hace”, es decir, se amolda perfectamente a la vida con sus nuevos dueños, a sus hábitos y reglas, mostrando además, si ha sido adoptado tras un abandono, un amor y fidelidad sin límites.

El aprendizaje del perro va ligado al instinto de juego y no pierde dicho instinto hasta muy avanzada edad, por lo que la adopción de un perro nunca deberá supeditarse a los años que tenga; en la adopción debemos guiarnos por el carácter del perro y su adecuación a nuestro estilo de vida.

Al adoptar un perro adulto, encontraremos al compañero más fiel, leal y noble que jamás hayamos imaginado.

Le daremos la gran oportunidad de pasar el resto de su vida en una familia y tendremos la gran ventaja de poder salvar la vida de otro, en un tiempo más corto, con la gran satisfacción de saber que gracias a nuestra adopción, en caso de que tengan edad muy avanzada, nuestro compañero habrá pasado los mejores años de su vida gracias a nuestra loable acción de adoptar.


Ventajas de adoptar un perro adulto
Contacto:
patitas.net@gmail.com
Asociación Civil PATITAS
Conócenos