Contacto:
patitas.net@gmail.com
Orión, un perro de raza Rottweiler, fue un perro rescatista durante la noche del día miércoles 15 y 16 de diciembre de 1999 en la llamada "Tragedia de Vargas" ocurrida en Venezuela.

Desde tempranas horas el perro ladraba nervioso, pues su instinto le decía que se avecindaba una fuerte catástrofe cuando una avalancha de lodo lo obligo a él y a su dueño Mauricio Pérez a abandonar su residencia e ir a un sitio seguro, fue cuando entonces el valor de dicho animal se puso a prueba. El inicio de sus hazañas comenzó cuando entró a nadar en las turbulentas aguas que traían a su paso troncos y piedras. Algunos de los vecinos gritaban al verlo nadar al lado donde se encontraba una niña aislada de suelo firme, cuando abrió la boca pensaban que la mordería gravemente a la menor, más no fue así, lo hizo de una manera tan suave por las ropas que ningún daño le causo y la trajo a la orilla a donde las personas no salían de su asombro, posteriormente salto nuevamente y saco a una segunda niña de 14 años de las aguas, luego ayudo a ocho niños a subir a sitios altos, así paso la noche del miércoles y parte de la mañana del jueves hasta que los testigos de tal hecho contabilizaron que "Orión" rescatò a 37 personas de morir ahogadas desde una pequeña de ocho años hasta un anciano de 80 años.

Fuente: WIKIPEDIA
Orión
Venezuela
1999
Lecturas
Turco es un perro joven de raza labrador, era andaluz, abandonado, con una gran herida en el cuello para sacarle el microchip. Andaba muy flaco, con toda clase de parásitos, lastimado en el hocico, estaba tan traumatizado que se había olvidado de ladrar. Un día un grupo de soldados lo encontraron y lo llevaron al cuartel, estuvo un año sin poder volver a ladrar. Cristina era una soldado que estaba sola es esa ciudad y quería tener un perro de compañía, se lo ofrecieron y se enamoró de él enseguida. Cristina enseguida fue a la casa del veterinario y se lo llevó para su casa, lo llenó de cariño, de amor, pero seguía sin poder ladrar.


Con el amor de Cristina, Turco se curó y recobró las ganas de jugar, la alegría, aunque la nobleza nunca la había perdido. Le encanta jugar y correr por la playa, pero Cristina tuvo que volver al cuartel,  y a Turco lo dejó en casa de su madre, allí conoció la nieve y fue feliz, pero aún le quedaba algo grandioso por realizar.

Un bombero perteneciente al grupo de rescate lo vio andar y vio que tenía madera de héroe. Ellos ya tenían un perro rescatista pero siempre andan buscando nuevos valores. Le pidieron permiso a Cristina para realizarle una prueba, ella les puso tres condiciones.

Que si no superaba las pruebas se lo devolvieran. Que no le cambiaran el nombre y que cada vez que viajara a esa ciudad pudiera verlo.

A los 15 días la llamaron para avisarle que Turco ya ladraba, que había comenzado los entrenamientos de rescate, en los edificios con muy buen éxito. Le enseñaron los distintos olores y como llegar a las víctimas. Con la catástrofe de Haití, Turco tuvo su prueba de fuego.  SALVÓ 18 VIDAS.

Fuente: MINIFAUNA
Turco - Haití - 2010
Una heroica historia canina ha dado la vuelta al mundo y conmociona en internet.

Un perro macho de dos años llamado Pui encontró a una bebé recién nacida envuelta en una bolsa y abandonada cerca de un vertedero de una carretera en la provincia de Ayutthaya, Tailandia.

El perro agarró con su hocico la bolsa de plástico que contenía a la bebé y la llevó hasta un lugar seguro. Allí ladró con insistencia hasta llamar la atención de su dueña, una joven de 12 años llamada Sudarat Thongmak, que abrió el paquete y quedó perpleja tras hallar a la pequeña.

Según informa el Bangkok Post, la bebé fue trasladada rápidamente al hospital por los padres de Sudarat y ahora la pequeña permanece hospitalizada, pero estable, recibiendo cuidados especiales.

El perro Pui después de su acto heroico heroico fue premiado con un collar especial y un certificado de la Cruz Roja de Tailandia como muestra de agradecimiento por su admirable comportamiento.

Por su parte, la familia que halló a la menor ha iniciado los trámites para adoptarla, mientras continúan las investigaciones para encontrar a los padres biológicos.

Fuente: 24 HORAS
Pui
Tailandia
2013
Carolyn Swinson, había adoptado al perro Bear tan sólo una semana antes. No sabía en ese momento que le salvaría la vida. Todo sucedió en la madrugada del 17 de julio cuando Bear despertó a su nuevo propietario violentamente para alertarle de que la casa estaba llena de humo. Esta increible acción de Bear permitió a Swinson y a su nieto Dj salir ilesos del incendio.

Un mes después en el ayuntamiento de Islip, la ciudad de Nueva York donde vive, Bear fue homenajeado y honrado recibiendo como premio una llave comestible de la ciudad según explican en web ABClocal.

"Siento que Dios puso a Bear en nuestras vidas. Es parte de nuestra familia. Voy a estar agradecida a este perro durante el resto de mi vida", ha declarado emocionada Carolyn Swinson.
"Sentí un gran golpe en el pecho. Pensé que estaba soñando, abrí  los ojos y le vi", dijo Carolyn Swinson, residente de Brentwood.

En pocos minutos, la parte posterior de la casa de Swinson en Brentwood estaba envuelta en llamas. Dos personas empezaron a aporrear la puerta. De no ser por Bear, estaría muerto y su nieto de nueve años también. "Estamos con vida y lo atribuyo a este perro", dijo Swinson. "Creo que es el mejor perro que uno puede tener," confiesa DJ Swinson, el nieto, que ya no se separa de su nuevo amigo.
Bear ha estado recibiendo una gran cantidad de golosinas desde que ocurrió todo esto. Y este domingo irá a misa con la familia. "Yo lo voy a llevar a la iglesia, mi pastor ya sabe", dijo Swinson. A Bear le ha bastado solo una semana para ser un héroe.

Fuente: TEINTERESA



Bear
New York
2013
Durante una respuesta a un incendio un mañana en una casa en Santa Rosa de Temuco, Chile, los bomberos fueron testigos de lo increíble. Una madre perro arriesgó su vida para salvar a sus cachorros del fuego que rodeaba a la casa en llamas, que se inició a causa de un coche bomba.

La madre perro, Amanda, corrió de ida y vuelta a la casa, poniendo sus 10 cachorros de días de nacidos en el lugar más seguro que pudo encontrar
- ¡Un camión de bomberos!

Ella no dejó de correr de nuevo por el fuego hasta que todos sus cachorros estaban a salvo. Los bomberos en la escena no podía creer lo que veían. La mayoría de la gente nunca ha visto un perro ¡tan inteligente y valiente como ella!

Después de rescatar a todos sus cachorros del incendio, Amanda se sentó al lado de ellos, protegiéndolos con su cuerpo. Los espectadores llamaron a un servicio de emergencia veterinaria y ella y sus crías fueron trasladados al hospital. A pesar de que un cachorro recibió tratamiento por quemaduras graves, toda la familia está viva y bien - gracias a la valentía de Amanda, ¡la madre heroica!
Amanda - Temuco (Chile) - 2013
Asociación Civil PATITAS
Conócenos