Contacto:
patitas.net@gmail.com
Se ganaba la vida moviendo la cola. Todos los días deambulaba por las calles de Valparaíso, buscando comida y cariño de los marineros o visitantes del famoso puerto chileno.
Hasta que un día tuvo un golpe de suerte. En un mirador y sacándose una foto con la bahía de fondo estaba Kaylan O'Connor. No lo pensó dos veces. Se acercó y se sentó a los pies de la turista estadounidense, quien se enamoró perdidamente de él.
........
Así comenzó la historia de amor de Kaylan y Chili Dog, el perro callejero color chocolate que la sedujo y en el cual se gastó casi US$2.000 para poder darle un hogar en otro lado del continente. "Dinero bien gastado", según la propia Kaylan le cuenta a BBC Mundo.
Fuente: BBC
En Valparaíso, más de algún perro callejero ha llamado la atención de los transeúntes, tal es el caso del can que se robó el corazón de una turista estadounidense, la que hizo todo lo que tuvo a su alcance para llevarse a “Chili Dog” hasta Seattle.

Este martes, el usuario Yamal Chahuán publicó en su cuenta de Twitter la foto de un perro que dormía en los asientos del Metro de Valparaíso en hora punta, mientras los pasajeros miraban sorprendidos y lo dejaban descansar.

Sin embargo existen más registros de este animal, quien al parecer es usuario frecuente de Merval.

Fuente: BIOBIOCHLE
Amor a primera vista
Un viaje en metro
Lecturas
A principios de 2012, en un zoo ruso, una mamá chimpancé falleció, dejando a un hijo bebé solito.

Uno de los criadores del zoo, decidió llevarse al chimpancé a su casa para poder cuidarle mejor.

La perra mastín del cuidador había tenido cachorros recientemente, y para sopresa de casi todos, el chimpancé fue aceptado y tratado como uno más en pocas horas, tanto por la madre como por sus bebés.

La perra se convirtió en una verdadera madre para el bebé chimpancé. Algunos especialistas aseguraron que los perros no suelen sentirse cómodos con los monos, debido a sus impredecibles comportamientos, pero las imágenes hablan por sí solas....
Una adopción especial
Cuando un terrible accidente obligó a los veterinarios a extraerle los ojos a Lily, una gran danés, sus perspectivas de vida no parecían muy buenas. Pero nadie contaba con que su amigo Maddison intervendría como un perro guía para ella.

La pareja es inseparable desde hace años, pero enfrentó ahora otro problema: buscar un nuevo hogar porque su dueño ya no podía hacerse a cargo de ellos.

Parecía ser una tarea difícil, porque si alguien se interesaba en la gran danés, también tenía que adoptar a su perro guía, Maddison. Desde julio, ambos esperaban a que alguien los acogiera, hasta que apareció una familia del norte de Inglaterra.

Louise Campbell, gerente del centro Dogs Trust re-homing, en Shrewsbury, ciudad del condado Shropshire, Inglaterra, Reino Unido, dijo que Maddison es el perro guía de Lily y que si están fuera de la casa, Maddison la dirige y la toca para indicarle por dónde ir. Afirma que es muy conmovedor ver la manera en la que Maddison cuida de Lily.

Lily, que ahora tiene seis años, fue atropellada cuando era cachorra y el accidente dañó de modo irreparable sus globos oculares. Fue entonces cuando Maddison, que actualmente tiene siete años, se acercó a ella y desde entonces tienen una relación muy especial.

Al perder la vista, Lily desarrolló otros sentidos para saber cuando Maddison está cerca de ella. Duermen juntos y cada uno comprende muy bien sus ladridos, que son diferentes a lo ordinario. Se llevan muy bien y disfrutan de su compañía mutua.

Ambos son protagonistas de una verdadera amistad que no entiende de limitaciones humanas. Muchas veces se utiliza equivocadamente la palabra "animal" como ofensa. Esta historia ejemplar demuestra el amor y el sentimiento de amistad que un animal puede expresar y de los que muchas personas carecen.

Fuente: INFOBAE
Lily y Madison
Asociación Civil PATITAS
Conócenos